Una VPN (red privada virtual) es un software sencillo que fue creado para proteger tu privacidad en línea y hacer la vida más difícil a los hackers al anonimizar tu tráfico y tu ubicación. Pero también puedes usarlo para muchas otras cosas, como evitar los geobloqueos para acceder a todos los servicios de streaming del mundo, realizar descargar rápidamente y otras utillidades.

¿Qué puede hacer una VPN por ti?

Una VPN puede ayudar a protegerte de algunas maneras fundamentales:

Las VPN cifran todos los datos que envías a través de Internet.

Cuando te conectas a un servidor VPN, todo tu tráfico de Internet se cifra. Esto significa que nadie puede ver lo que estás haciendo en línea, ni siquiera tu proveedor de servicios de Internet (ISP).
Y eso significa que tu ISP tampoco puede reducirte la velocidad; algo que suelen hacer si estás haciendo algo que requiere mucha velocidad como streaming o videojuegos.

El cifrado impide que los hackers vean información confidencial que introduces en los sitios web, como tus contraseñas. Esto es muy importante si estás usando WiFi público porque para los ciberdelincuentes es fácil monitorear tu conexión en las redes públicas. Pero una VPN se asegura de que incluso si alguien roba tus datos, no podrían descifrarlos ni entenderlos.

Tu VPN también enmascara tu dirección IP.

Algunos sitios web y servicios usan tu IP para determinar su ubicación. Debido a que no pueden ver tu IP real, no pueden ver que estás
ubicado en España, con lo que es interesante si viajas al extranjero.

Algunas VPN bloquean sitios web, anuncios y rastreadores maliciosos.

Los sitios web maliciosos pueden descargar programas maliciosos y
rastreadores en tu dispositivo sin que lo sepas. Las VPN con protección incorporada ayudan a evitar las infecciones bloqueando estos sitios antes de que puedan hacer daño.

Algunos también bloquean los anuncios y las ventanas emergentes. Esto evita que los anuncios maliciosos infecten tu dispositivo con programas maliciosos y significa que puedes disfrutar de plataformas de streaming, como YouTube, sin anuncios.

 

¿Cómo funcionan las VPN?

Tu VPN dirige todo tu tráfico de Internet a uno de sus
servidores, donde se cifra. Por ejemplo, podrías estar en España y estar conectado a un servidor en Estados Unidos. La VPN envía tu tráfico desde España a EE. UU. totalmente cifrado. Debido a que está cifrado, tu ISP ya no puede ver los sitios web a los que accedes, dónde estás ubicado ni rastrearte. A partir de allí, tu servidor VPN reenvía tu tráfico al sitio web que estás visitando, por ejemplo, un sitio web, una aplicación o un servicio de streaming. El sitio ve el servidor VPN como el origen de tu tráfico, en lugar de tu dispositivo. Esto significa que también ve la dirección IP de tu servidor VPN en lugar de la tuya. Las mejores VPN utilizan miles de servidores y actualizan sus direcciones IP de forma periódica, así que los sitios no tienen suficiente tiempo para ponerlos en la lista negra y bloquearlos. Y eso significa, que tu información es completamente privada e indetectable.

¿Las VPN son legales en España?

La respuesta corta es: ¡sí! Puedes usar libremente una VPN
en la mayoría de los países, pero existen algunas excepciones.

Países como China e Irak prohíben el uso de VPN que no sean del
gobierno. Esto significa que los proveedores aprobados muy probablemente han cumplido con los requisitos de antiprivacidad y censura, lo que hace que sus servicios de VPN no sean fiables. Las compañías VPN que no cumplen con las normas suelen ser bloqueadas para que no puedas acceder a sus sitios web y descargar
sus aplicaciones una vez que estés en el país.

¿Cómo una VPN puede garantizar mi privacidad?

Las VPN manejan mucha información sensible, por lo
que necesitan tener políticas de privacidad robustas y fuertes medidas de seguridad. Hay algunas VPN que no son fiables, así que es importante que tengas cuidado y elegir una que sea fiable y segura.

Las VPN fiables ofrecen una variedad de funciones de protección
de la privacidad, como: 
Política de cero registros.

Las estrictas políticas de cero registros impiden que los
proveedores de VPN registren tu actividad de navegación. Si no registran tu información, no pueden revelarla a las agencias de vigilancia del gobierno, aunque se les pidan. También significa que si la VPN se ve comprometida, los hackers no pueden obtener ninguna información de los servidores de la VPN.

Protección contra fugas de DNS.

Cada vez que accedes a un sitio web, tu ordenador envía una
solicitud a un servidor DNS para conocer la dirección IP del sitio web.
Habitualmente, esta solicitud iría a los servidores DNS de tu ISP, lo que
revelaría tu actividad de navegación al ISP. Cuando estás conectado a una VPN, tus solicitudes de DNS se dirigen a los servidores de DNS de la VPN. Sin embargo, a veces tu dispositivo puede redirigir tus solicitudes al ISP sin que lo sepas. En palabras sencillas, la protección contra fugas de DNS evita que esto suceda.

Protección contra fugas de IPv6.

A pesar de que IPv6 ya está disponible, casi todas las VPN
todavía utilizan direcciones IPv4. Esto crea el potencial para una brecha de seguridad grave.

Si tu ISP admite IPv6 y accedes a un sitio web que también lo
admite, tu tráfico hacia ese sitio web será dirigido a través de tu ISP y no de tu VPN. Esto revelaría tu actividad al ISP y tu verdadera ubicación al sitio web.

Las VPN de confianza deshabilitan el tráfico IPv6 para protegerte
de estas fugas. Todavía puedes acceder a sitios web con IPv6, pero lo
harás con nuestra dirección IPv4.

Protección contra fugas de WebRTC

Los principales navegadores como Chrome, Firefox, Safari, Internet Explorer y Opera, utilizan la tecnología WebRTC para comunicarse entre sí. Para hacerlo, necesitan saber la verdadera dirección IP de los otros.

¿Usar VPN tiene alguna desventaja?

Las ventajas de usar una VPN superan por mucho a las desventajas,
pero existen algunos inconvenientes que debes saber.

Tu velocidad de conexión se verá un poco afectada.

Cuando los datos viajan, esto tarda tiempo, y si estás conectado a una VPN, tienen que viajar más lejos para llegar a los servidores de VPN. La VPN también tarda unos segundos en cifrar y descifrar tus datos. Así que es normal que la velocidad de conexión disminuya un poco.

Las VPN no fiables podrían tener acceso a tu actividad de navegación.

Si utilizas un proveedor de peor reputación, no hay forma de que
te asegures de que no le echarán un vistazo a tu actividad de navegación o la compartan con terceros. Puedes protegerte contra esto con una VPN conocida y de buena reputación, que tenga una estricta política de no registros y servidores basados en RAM. Los servidores basados en la RAM borran permanentemente tus registros cada vez que se reinician, por lo que tu VPN no tendrá ninguna información que compartir sobre ti, incluso si se lo exigen legalmente.